26.7.11

La afonía es sexy y nos encanta (Low Cost II)

Querido Tártaro:

El sur es odioso, una chicharrera. La gente enrojece, huele, suda y chorrea. Y lo peor de todo es que nadie se evapora.
Sin embargo, el Low Cost fue todo amor. Pelos de punta, orgasmos, mareos, ansia, excitación, risas tontas, impulsos, roces, embriaguez, nervios, adoración, calor, ahogos, estómagos revueltos, enfados, hartazgo, felicidad, excesos, regalos, llantos, sorpresas, besos y abrazos.
Todo eso que es como el amor.



Todos los conciertos que vimos fueron alucinantes, pero si tuviera que quedarme con unos pocos elegiría Delafé y las flores azules, FM Belfast, Crystal Castles, Fangoria, Lori Meyers y Dorian.
Delafé fue como un volcán de energía invasora que me puso la carne de gallina con cada aullido y cada golpe de voz. Creo que fue el momento del festival en el que fui más feliz. Cantaron "Río por no llorar", "Enero en la playa", "La primavera", "Espíritu Santo", me parece que también la de "La Juani"... Ya no me acuerdo bien. Se despidieron tras una lluvia de confeti y habiéndose metido al público en el bolsillo desde el primer minuto. Le he prometido a mi hermano que le invitaré al concierto la próxima vez que vengan a Madrid. Todo el mundo debería ir. Consejo de amiga.
FM Belfast eran cinco colegas que lo pasaban de muerte dejándose la piel en los conciertos. Conectaron al 100% con la gente y metieron una tralla brutal. Seguro que les irá bien. Antes de verlos escuché su disco y me pareció un poco lineal, pero después del concierto la verdad es que no puedo evitar verlos -escucharlos- de otra manera.



A Crystal Castles fui sola y me fue más fácil colocarme bien cerquita del escenario. Tenía la espina clavada de no haber conseguido tocar a Alice cuando vinieron a Madrid y no iba a dejar escapar la oportunidad en esta ocasión. Glass bebió whisky, hizo la misma paridita de baile con la chaqueta en la cabeza que en el concierto de La Riviera mientras cantaba "Courtship Dating" y se tiró cuatro veces al público. A la segunda conseguí agarrarla, todafanyo, se puso de pie encima de la gente y la gente se cayó. Y Alice con ellos. Y yo con ellos. De repente me vi sepultada por ni se sabe cuántas bestias pardas puestas hasta las orejas de droga dura que no paraban de empujar y dar codazos. El agobio era tremendo y pensé que no saldría de allí sin algún hueso roto, pero no sé cómo me agarré a no sé qué parte de no sé quién y conseguí levantarme sana y salva y apartarme. Tuve taquicardia las dos canciones siguientes. Los seguratas se llevaron a un par de chicas en volandas. Una se había desmayado y la otra debía de estar a punto de caramelo. Yo salí temblando, mis amigos dan fe. Fue un concierto bestial. Si vas, tienes que saber a lo que te expones. La angustia y la tensión que vives esos minutos forma parte del espectáculo y es lo que lo hace diferente. Lo que no entiendo es la manía que tienen muchos de ir drogados y etílicos a los conciertos, es que así no se disfruta nada.



Dorian se me hizo cortísimo, pero tengo que decirte que en mi vida me he reído más durante un directo. Estaba afónica de los días anteriores y no paraban de salirme gallos al cantar, terminé haciéndole cosquillas al cantante y medio ahogada por el ataque de risa interminable que me dió.
Fangoria fue el buen rollo absoluto. Todos los temazos de la Movida, vedettes, bailarines cachas, Nacho Canut y Alaska. Y Mario, que salió casi al final para goce de todos los que vimos el reality de estos dos. Y Alaska el año que viene de MTV a Piraña FM, que tal y como ha reeditado sus antiguos éxitos, es probable que "Quiero ser santa" se pueda colar fácilmente en la sesión de alguna rave post Oro Viejo.


Foto: Alfredo Arias

Lori Meyers también estuvieron geniales, pero actuaron exactamente igual que en el SOS. Fue como una especie de déjà vu.
También vimos a Dios. Sí, a Dios, que se reencarnó en la figura larguirucha y melenuda de Steve Aoki. Lo de ese tipo no tiene nombre. Te aseguro que no hay nadie como él, pero ya te contaré todo bien cuando te vea, que ya me estoy cansando de escribir.
Por cierto, al final no pude ver ni a Lüger ni a Guadalupe Plata, pero sí estuve en Klaxons, Love of Lesbian -que, apesar de que dedicasen "Allí donde solíamos gritar" a las víctimas del atentado de Oslo, fueron un auténtico coñazo-, Catpeople, Mika, Supersubmarina, Erol Alkan y por supuesto el cierre con KGB DJS. "Bailaré sobre tu tumba" de Siniestro Total fue la última canción que escuchamos.



Ay! Tártaro, Tártaro... Fue una lástima que no hubieses podido acompañarme al festival. Cantar alto "Oh cherry cherry" juntos, de camino, por la carretera, hubiera sido genial. Como lo hubiera sido quemar rueda en el asfalto y atravesar contigo el tedioso paisaje de los campos de Castilla a ritmo acelerado. Pero no pude hacer nada porque vinieras conmigo. Lo intenté, pero en el último minuto el mal de ojo de aquella gitana polvorienta y oscura hizo su esperado efecto. No me dio tiempo a reaccionar. Pero no te preocupes, el verano que viene lo haremos todo juntos.

Besos y abrazos,


tu Marieta, que te quiere.

16.7.11

Voy a portarme fatal (Low Cost I)



Me voy al Low Cost.
Veré a Guadalupe Plata, Lüger, FM Belfast, Cut Copy, Delafé, Klaxons... Y volveré a ver a Crystal Castles, Lori Meyers, The pains of being pure at heart, Steve Aoki...
Adiós.
Intentad pasarlo mejor que yo.
Sed buenos.
Y escuchad algo de último LP de Fasenuova, que tiene su gracia.
Chiquita y Chatarra, también suenan muy bien.

14.7.11

And the drums

De mayor también voy a ser batería de un grupo de rock